25/09/2020
El acontecer

Lo que acontece a tu alrededor

Reportaje – La tendencia explotadora: Fast-Fashion

¿Qué es “Fast-Fashion?

La palabra se refiere al hábito de empresas de producción masiva de prendas que impulsan el surgimiento constante de tendencias y moda para influenciar al consumidor y asegurarse que este compre la mayor cantidad de productos posibles.

Pero, ¿dónde surge el “Fast-Fashion”?

Nadie sabe realmente. Bueno, la palabra nace junto con muchas de las compañías que conocemos como líderes de la industria el día hoy, incluyendo Zara, TopShop, y H&M. Aun así, Amancio Ortega Gaona (fundador de Zara), se lleva el crédito por ser el pionero del modelo de Fast-Fashion con cuatro características de su infraestructura de trabajo que cambiaron el mundo de la moda como se conocía:

  • INTEGRACIÓN VERTICAL: que una compañía tenga control total de producción y distribución de un producto desde su diseño hasta su venta
  • RETROALIMENTACIÓN: tener comunicación directa entre el diseñador y el consumidor para producir lo que el público busca
  • CICLO DE DISEÑO A VENTA: dar prioridad a la velocidad de producción sobre calidad del producto
  • SUBCONTRATACIÓN LABORAL: dependencia de mano de obra barata

La moda siempre ha dependido crucialmente del poder popular, tanto que al día de hoy se estima que 1 de cada 7 personas trabaja con o para la industria de la moda. La mayoría de estas personas son parte de la población de países en desarrollo, y con el persistente movimiento de la globalización, las economías de muchos, si no es que de todos los países, se volvieron dependientes unas de otras.

La promesa de Fast-Fashion declaraba la generación de ropa moderna a un bajo costo, junto con la generación de empleos de parte de compañías como Forever 21 o Lefties para trabajadores de naciones en desarrollo; pero realmente no fue este el resultado que obtuvimos.

Muchas empresas con este hábito han caído en juicio por la explotación laboral, maltrato y pésima paga a trabajadores, además de promover la explotación infantil y la violación de muchos derechos humanos básicos. Fast-Fashion también reclama la industria de la moda como perjudicial para el medio ambiente.

  • En América, 10.5 millones de toneladas de ropa se envían a vertederos de desechos cada año y se estima que toma de 6 a 8 años para que esta se descomponga
  • Toma un total de 7,000 litros de agua para hacer un par de pantalones, lo cual equivale a la cantidad de agua que una persona consume en el lapso de 6 a 7 años
  • Más de 2500 personas mueren al año a causa de las condiciones laborales que enfrentan en las industrias de ropa, y el 60% de estas están conformadas por niños y por personas de la tercera edad

En Resumen: Fast-Fashion es la segunda fuente mundial de desechos después del petróleo y ha causado más muertes que las más recientes guerras civiles de los países en donde se encuentran estas fabricas.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Aunque este es un problema grave que se ha podido mantener censurado por la manipulación de la media, siempre podemos considerar que nuestras acciones pueden impulsarnos a volvernos consumidores conscientes, para no solamente derrocar un sistema laboral explotativo e involucrarnos con el cuidado del ambiente, pero para poder tomar hábitos que nos ayuden a ser mejores personas.

5 consejos de moda ética

  1. Sé consciente de la calidad. Claro, es muy probable que las prendas de mejor calidad y durabilidad tengan un precio más alto, pero no es tan poco común encontrar buenas piezas de marcas menos costosas que te durarán mucho más tiempo en tu clóset. Evita el comprar por comprar, busca la ropa que realmente vayas a utilizar.
  2. Tiendas de segunda mano. No olviden que estas tiendas no son almacenes con ropa barata y vieja. La moda dicta la búsqueda de prendas más diversas y personalizadas, y qué mejor manera que hacerlo que apoyando el talento local o el “thrifting”, que cada vez toma más popularidad para los que buscan un armario con ropa única o aquellos que se encuentran con un presupuesto más ajustado.
  • Apoya la prevención de producción masiva de desechos
  • Promueve las empresas que trabajan con marcas éticas
  • Aporta a la donación de ropa en lugar de generación de basura

3. Estilo minimalista. Evitando la inversión en prendas de moda rápida se permite el consumo de piezas sustentables de mayor calidad.

  • Desarrollar conciencia al invertir en ropa
  • Adoptar nuevos hábitos: calidad sobre cantidad
  • Buscar y encontrar marcas que permitan que el estilo del consumidor se defina

4. Investiga tus marcas. No cuesta nada revisar la reputación de la tienda en la que estás comprando, evita apoyar a marcas con representativos que atenten en contra de los derechos humanos y promuevan la explotación para erradicar la normalización de la explotación laboral.

5. ¡Inspírate! La búsqueda de un estilo propio y el adoptar hábitos positivos nunca se echa en falta en la rutina. Todo empieza con volvernos conscientes del problema y hacer un esfuerzo que poco a poco vayan cambiando estas prácticas dañinas. Puedes basarte en lo que otras personas ya están haciendo por el cambio o empezar por tu propio camino.

 

Comments

avatar
  Subscribe  
Notify of